El uso de la fusta

 

El Código de Conducta de la FEI indica que no se permite el abuso del caballo ya sea utilizando ayudas naturales o artificiales (ej. fusta, espuelas, etc.).

En cuanto al reglamento de salto (2018), el art. 240.3.21 señala como motivo de eliminación “Utilizar una fusta de más de 75 cm de longitud o con un plomo en su extremo, ya sea en la pista de competición, en la de ensayo o en cualquier otro lugar del recinto del concurso o en sus inmediaciones”

Y el art. 257.2.2 dice que “Los participantes podrán utilizar una fusta de doma cuando están trabajando en una pista sin obstáculos, pero está estrictamente prohibido el llevar o emplear una fusta cuya longitud exceda de los 75 cm o con peso en su extremo, ya sea en la pista, en la de ensayo, de calentamiento, pasando barras o cualquier otro obstáculo. No puede llevarse ningún sustitutivo de la fusta.”

 

El art. 241.3.1 indica que “Marcas que indiquen el uso excesivo de espuelas o de fusta en cualquier parte del caballo será motivo de descalificación. En estos casos podrá aplicarse una sanción adicional”

El art. 243 que habla sobre el abuso de los caballos, lo que acarrea eliminación o descalificación que puede ir acompañada de sanción económica, dice en su apartado 5:

La fusta no puede ser empleada como desahogo de un jinete. Tal empleo es siempre excesivo.

La fusta no debe ser utilizada después de la eliminación.

El uso de la fusta en la cabeza del caballo siempre se considera un castigo excesivo.

Un caballo, en ningún caso, debe ser golpeado más de tres veces seguidas. Si se produce herida, siempre será considerado uso excesivo de la fusta.

Un jinete que utilice mal o excesivamente la fusta, será descalificado y puede ser multado a discreción del Jurado de Campo